Exención de tributación de IRPF de la prestación de maternidad de la Seguridad Social.

Comentarios a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Sala de lo contencioso, nº 6.241/2.016 sobre EXENCIÓN DE TRIBUTACIÓN DE IRPF DE LA PRESTACIÓN DE MATERNIDAD DE LA SEGURIDAD SOCIAL.
Por YAIZA ESQUEMBRE MOLLÁ, Letrada del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, abogada en Bru&Soler Abogados.
Este mes de noviembre hemos tenido conocimiento de una sentencia reveladora para las mujeres trabajadoras que como yo, hemos sido madres recientemente. 

Se trata de una sentencia que esencialmente viene a decir que la prestación por maternidad que cobramos las mujeres trabajadoras durante el tiempo que dura nuestra baja maternal, está exenta de tributación en el impuesto de renta de las personas físicas porque viene a equipararla a las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.

El quid de la controversia está en que la ley reguladora del impuesto sobre la renta de las personas físicas 35/2.006 de 28 de noviembre determina lo siguiente en su artículo 7. H) cuando enumera las RENTAS EXENTAS DE TRIBUTACIÓN A IRPF:

h) Las prestaciones familiares reguladas en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas. 
Asimismo, las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, siempre que se trate de prestaciones en situaciones idénticas a las previstas en el párrafo anterior por la Seguridad Social para los profesionales integrados en dicho régimen especial. La cuantía exenta tendrá como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributará como rendimiento del trabajo, entendiéndose producido, en caso de concurrencia de prestaciones de la Seguridad Social y de las mutualidades antes citadas, en las prestaciones de estas últimas. 

Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad. 
También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales. 

Este artículo determina en su párrafo 3º que igualmente, es decir, además de las anteriores, están exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, siendo que no se especifica claramente la palabra “maternidad” sino que, según el TSJ de Madrid en su sentencia, se entiende o se desprende de ese texto, que cuando el legislador habla de demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, se refiere irremediablemente también, a la prestación por maternidad, según palabras textuales de la sentencia “en el párrafo primero (del artículo 7.h 3 y 4) no se hace mención a las prestaciones por maternidad, pero en el párrafo segundo si se refiere a ellas cuando alude a las percibidas por las comunidades autónomas o entidades locales, debiendo considerar que la referencia que se realiza en el segundo párrafo trata de ampliar el contenido del primero a las percibidas por las comunidades autónomas o entidades locales, pues parece que trata de efectuar en el primero una descripción de los supuestos de forma pormenorizada, y en el segundo párrafo parece realizar una referencia genérica, lo que conduciría a considerar que en el primer apartado también se encuentran comprendidas las prestaciones por maternidad. De otra forma no se alcanzaría a comprender la razón de la inclusión en el primer párrafo de las prestaciones por maternidad a cargo del … y la inclusión sólo de las prestaciones por maternidad percibidas de lo comunidades autónomas o entidades locales, interpretación que perece determinaría la exclusión de la exención de los supuestos incluidos en el primer párrafo cuando se perciban de las comunidades autónomas o entidades locales.

Por su parte el párrafo 4º de este artículo determina que estarán exentas TAMBIÉN las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales, y esta es a mi entender, la clave de la controversia: la ley no menciona expresamente en el párrafo 3º como exenta, la prestación por maternidad abonada por la Seguridad Social, sólo habla de las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, pero sin embargo, sí que la menciona expresamente en el párrafo 4º cuando dice que también estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales. 

“También” significa “además de” y en este sentido lo interpreta el TSJ de Madrid, es decir que la prestación por maternidad debe estar necesariamente incluida en la lista de prestaciones sujetas a este beneficio fiscal que se enumeran en el artículo 7 h) punto 3, puesto que este artículo regula estos conceptos de forma genérica, siendo que el punto 4 de este artículo lo que hace es ampliar el beneficio fiscal a las prestaciones que tengan procedencia de otros entes públicos ya sean locales o autonómicos, sin excluirlas por tanto del párrafo anterior que a pesar de no enumerarlas específicamente, parece deducirse de su texto y de la lectura conjunta de los dos párrafos 3º y 4º, que también se incluyen las prestaciones por maternidad recibidas de parte de la Seguridad Social.

El Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid, en contra de la recurrente, considera sin embargo que se debe aplicar el texto literal de la ley del que se desprende que las prestaciones por maternidad no están exentas de tributación porque no están expresamente enumeradas en este párrafo 3º del artículo 7 H de la Ley de IRPF, tal y como hemos visto, por lo que deben considerarse como rendimientos del trabajo y por tanto, estarían sujetas a tributación.

El efecto de la sentencia se ciñe a un caso en concreto y no genera jurisprudencia, pero sí que abre la posibilidad de que las contribuyentes que han cobrado la prestación por maternidad desde 2014 reclamen la devolución del IRPF; y digo desde 2014 porque como sabemos, las deudas en materia fiscal prescriben a los cuatro años. Si necesita asesoramiento no dude en contactar con un abogado laboralista en Valencia para que le asesore y reciba la devolución que quiere reclamar.

Además, siendo que existen ya dos sentencias del TSJ de Madrid que fallaron a favor de una contribuyente, no me cabe duda de que en breve habrá un pronunciamiento del Tribunal Supremo en tal sentido siendo que esta sentencia sí que sentará jurisprudencia, en un sentido o en otro.
Por todo esto es interesante que se presenten cuantas más reclamaciones mejor puesto que el día de mañana cuando recaiga la sentencia del TS, quienes hayamos iniciado ya nuestro propio procedimiento, tendremos hecho gran parte del camino.

En 2013, la propia Agencia Tributaria emitió una nota informativa en la que indicaba que este tipo de prestaciones estaban sujetas a IRPF y que tributaban como rentas del trabajo en respuesta a un mensaje de texto que se hizo viral en el que se animaba a los contribuyentes a reclamar por estas cuestiones. 

En cambio, ahora, nos encontramos ante una situación contradictoria, en la que por un lado el TSJ de Madrid sostiene que la prestación por maternidad debe considerarse una renta exenta y por otro lado, el criterio de la Agencia Tributaria que sostiene que si que tributa, de tal manera que ha de existir una unificación doctrinal al respecto, pero hasta que esto se produzca como digo, esta sentencia del TSJ de Madrid ha elevado las posibilidades de ganar el procedimiento en vía judicial.

Una vez analizada la sentencia, es importante tener en cuenta que NO EN TODOS LOS CASOS VA A INTERESAR INICIAR EL PROCEDIMIENTO puesto que no todos los contribuyentes pagamos a Hacienda, si se me permite la expresión, en la misma proporción y cuantía, por lo que, lo primero que debemos hacer es revisar nuestra declaración de la renta del ejercicio en cuestión y ver cómo se nos queda una vez descontada la prestación por maternidad que en su día recibimos y por la cual tributamos, si tras esta operación nos sale a devolver y no a pagar, es cuando lógicamente, podemos plantearnos presentar la solicitud.

Otra cuestión a debatir sería la siguiente: ¿qué ocurre en aquellos casos en los que no estando obligada a presentar la declaración de la renta porque no llega a mínimo anual, la contribuyente debe presentarla sólo por el hecho de que el año anterior fue madre y por tanto tuvo dos pagadores (la empresa y la Seguridad Social durante el tiempo de la baja maternal)? Y planteo esto porque en muchos casos, al no estar obligados a presentarla, cuando sale a pagar decidimos no presentarla, pero en el caso de una contribuyente que haya sido madre, con independencia de que la declaración de la renta le salga a pagar o a devolver, tiene la obligación de presentarla porque ese año ha tenido dos pagadores y si no la presenta, la sancionan.

Desde mi humilde opinión, considero que la Agencia Tributaria no sólo debería devolver las cantidades que se retuvieron en la renta durante nuestra baja por maternidad, sino también aquellas cantidades que hubiésemos podido abonar en concepto de renta porque esta nos hubieses salido a pagar, sin estar obligados inicialmente a presentar la declaración porque no llegáramos al mínimo legal y habiéndonos obligado simplemente, por haber tenido ese año dos pagadores (nuestra empresa y la Seguridad Social) puesto que, si efectivamente la prestación por maternidad está exenta de tributación, no debería incluirse al organismo Seguridad Social en el concepto de los pagadores, en el sentido de equipararla a una empresa en la que sí se tributa por el salario cobrado; de esta manera, cuando en un año fiscal un contribuyente haya tenido dos únicos pagadores siendo la empresa en la que trabaje y la Seguridad Social por el pago de la prestación por maternidad, al estar esta exenta de tributación, no debería computar como pagador y por tanto no debería obligarse a quienes no llegan al límite legal anual, a presentar la declaración de la renta, sobre todo por supuesto, si esta además sale a pagar.

Para finalizar este análisis debo apuntar que considero totalmente extensible el contenido de esta sentencia a la prestación por paternidad, en primer lugar porque considero que encaja igual de bien que la de maternidad, en el artículo 7. H) 3 de la Ley de IRPF (Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad) ya que en ambos casos estamos hablando de prestaciones que se cobran a cargo de la Seguridad Social con ocasión del nacimiento o adopción de un niño, y por otro lado porque el no aplicarlo supondría bajo mi punto de vista, un atentado directo al principio de igualdad y no discriminación, en este caso, por razón de sexo, que regula el artículo 14 de la Constitución Española. 

No obstante, y siendo que el permiso por paternidad en nuestro país es tan escueto, entiendo que en la gran mayoría de los casos, no resultará en absoluto rentable su reclamación.

Dicho esto, nos queda ver cuáles son los pasos a seguir para iniciar la reclamación:

1. El primer paso es presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución de  ingresos indebidos, ante nuestra delegación de hacienda, haciendo constar el ejercicio que se reclama y concepto jurídico.

2. Lo más probable es que nos contesten desfavorablemente, por lo que deberemos presentar alegaciones y recursos a todas las resoluciones en las que nos denieguen nuestra petición hasta que finalice la vía administrativa: Con la solicitud inicial abrimos la vía administrativa, por la cual la administración nos contestará probablemente desestimando y nos dará un plazo de 10 ó 15 días para interponer alegaciones, que seguramente sean igualmente desestimadas.
Una vez contestadas las alegaciones podremos interponer recurso de reposición ante el mismo organismo que nos desestimó la solicitud y a continuación, Reclamación Económico Administrativa que será resuelta esta última por el Tribunal Económico Administrativo Regional correspondiente. En ambos casos resolverán seguramente desestimando también nuestra pretensión y de esta forma, habremos agotado la vía administrativa.

3. Finalizada la vía administrativa podremos iniciar un procedimiento judicial que es dónde más viabilidad tiene este procedimiento, para lo cual tendremos dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Si en su procedimiento judicial necesita la ayuda de los mejores abogados Valencia, no dude en contactar con Bru & Soler Abogados.



Su formulario no cumple con los siguientes criterios: Todos los campos (marcados con asteriscos) deben estar llenos y su contenido debe ser valido.
Por favor rellene todos los campos con *.
La dirección de correo es invalida.
El tipo de archivo/s adjunto/s es erroneo o no compatible.
  • Nombre*
  • Email*
  • Teléfono*
  • Mensaje*
  • * obligatorio
Conoces qué es la cláusula suelo y cómo afecta a tu hipoteca?
Debemos de tener en cuenta LA RECIENTE SENTENCIA DICTADA EN FECHA 21 DE DICIEMBRE POR EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UNIÓN EUROPEA (TJUE), por la que se declaran nulas las cláusulas suelo.